Grandes exploradores


Marco Polo (1254-1324)
El viajero más famoso de todos los tiempos. Fue un mercader y explorador veneciano que, junto con su padre y su tío, estuvo entre los primeros occidentales que viajaron por la ruta de la seda a China.

Su expedición hasta la corte del emperador mongol Kublai Kan a través de la denominada "Ruta de la seda" modificó la visión que se tenía del mundo en aquella época y alentó el intercambio comercial y cultural entre Oriente y Occidente.


Con tan sólo diecisiete años, acompañado por su padre, su tío y dos frailes dominicos que pronto abandonaron la ruta, el joven Marco salió de Venecia para hacer uno de los viajes que más han marcado el devenir de la humanidad. Tras más de tres años y medio en los que hubo de sortear numerosos obstáculos, enfermedades y peligros (atravesando desiertos y grandes cordilleras como la del Pamir), Marco Polo fue recibido por Kublai Kan, que pronto quedó prendado por los talentos del viajero veneciano. Tanto fue así que después de haber aprendido el idioma local, lo tuvo como uno de sus consejeros favoritos, encomendándole dirigir diversas misiones a lo largo y ancho de su imperio, tanto en actividades de correo como de inspector y supervisor de su administración. Muchos de los lugares que visitó Marco Polo durante sus años de estancia en los dominios de Kublai Kan no serían visitados por ningún otro occidental hasta el siglo diecinueve.

De su permanencia en la corte mongola quedó tan impresionado que luego llevaría a sus escritos la magnificencia de su desarrollo cultural, de su poderío económico y politico, y de sus adelantos técnicos. Tras permanecer durante diecisiete años en la corte de Kublai Kan, y estando ya próxima la muerte del emperador, Marco Polo decidió tomar el camino de vuelta. Después de una primera negativa, Marco Polo consiguió el permiso y su viaje por mar le llevó otros dos largos años de sufrimientos y penalidades hasta su regreso a Venecia, atravesando el sur de China, Sumatra, el Indico y Ormuz. Allí, se dedicó a luchar en una galera contra la ciudad rival de Genova y estuvo en prisión durante un año. Su libro "Los viajes de Marco Polo" tuvo un gran impacto en la época. Se casó, tuvo tres hijas, y permaneció en Venecia hasta su muerte en 1324.


Cristóbal Colón (1451-1506)
 El viajero más controvertido de todos los tiempos. Fue un navegante y cartógrafo de origen incierto (italiano, portugués o español) al servicio de la Corona de Castilla, famoso por haber realizado el denominado descubrimiento de América el 12 de octubre de 1492. Su llegada a América impulsó decisivamente la expansión mundial de Europa y la colonización por varias potencias europeas de gran parte del continente americano y de sus pobladores.

El hombre que recogió los honores y la fama del descubrimiento de un continente que, casi con toda seguridad, había sido ya descubierto anteriormente. Así, a los enigmas sobre su nacimiento, su identidad, sobre los primeros años de su vida, sobre sus estudios, su experiencia como navegante y sus planes, se une desde hace tiempo las numerosas teorías que cuestionan la autenticidad de su descubrimiento ya que, según se señala desde muy distintas fuentes, antes habrían llegado hasta el Continente americano los exploradores vikingos. En cualquier caso, el descubrimiento de América sirvió para dar un giro a la Historia, marcó el inicio de la supremacía que el imperio español lograría en el planeta durante poco más de dos siglos, hasta caer fagocitada por su propia codicia de expansión e incapaz de convertir en desarrollo económico los ingentes recursos de todo tipo robados a los pueblos y nativos americanos.

Juan Sebastián Elcano (1476 - 1526)
Fue un explorador vasco español, el primer hombre que dio la vuelta completa al mundo. Nacido en Guetaria, Guipúzcoa, marinero, se dedicó también al contrabando marítimo entre los puertos de la costa vasca antes de participar en varias campañas en Argel e Italia.

Después de tener algunos problemas con la justicia, decide enrolarse como tripulante en la expedición con la que Magallanes pretendía llegar hasta las Indias Orientales. Así, sale de San Lúcar de Barrameda el 20 de setiembre de 1519 con el cargo de capitán de la nave "Concepción".

Durante la travesía, Elcano habrá de soportar numerosos riesgos y vicisitudes (temporales, enfermedades), además de varios intentos de motines y sublevaciones. Poco después de llegar a las islas Filipinas, Magallanes resulta muerto a consecuencia de un enfrentamiento con tribus locales en la pequeña isla de Mactán. Para entonces, de los cinco barcos que habían partido, solo quedan dos, y de los 265 hombres iniciales tan sólo 150. Elcano toma el mando de la nao "Victoria" y se hace responsable máximo de la expedición, no sin tener que superar fuertes enfrentamientos con otros aspirantes al cargo. El camino de vuelta fue un auténtico suplicio. Ataques, enfrentamientos, enfermedades, temporales, fueron diezmando poco a poco a la tripulación, hasta tal punto que para cuando llegaran a San Lúcar de Barrameda, casi tres años después, tan sólo quedaban 18 hombres en unas condiciones lamentables de subsistencia. A su vuelta fue recibido como un auténtico héroe y el emperador Carlos V le concedió una pensión de quinientos ducados y el permiso para inscribir sobre su escudo de armas la leyenda "primus circumdetisti me". Pero no fue este el último viaje de Juan Sebastián Elcano. Unos pocos años después, en 1525, de nuevo, salió hacia las islas Molucas. Allí encontraría la muerte por escorbuto y su cuerpo sería arrojado a las aguas del mar que tanto amó.


Roald Amundsen (1872 - 1928)
Uno de los más importantes hombres en la historia de la expediciones polares y en la conquista de los hielos. Fue el primero que consiguió alcanzar el 14 de diciembre de 1911 el Polo Sur y el primero en volar sobre el Polo Norte en un dirigible.

Nacido en Borge (Noruega), ya desde muy pequeño mostró una gran inclinación hacia las historias y aventuras que otros exploradores habían protagonizado anteriormente. Incluso, se dice, que para endurecerse, dormía con las ventanas abiertas en pleno invierno. Comenzó a estudiar medicina par complacer a su madre pero pronto abandonó los estudios para dedicarse a navegar. A los veinticinco años ya comandó como primer oficial una expedición a la Antártida. Sin embargo, su primer objetivo estaba centrado en alcanzar el Polo Norte, logro que tuvo que abandonar una vez que se le anticipó el norteamericano Peary. Comienza entonces una encarnizada pugna por ver quien alcanzaba antes el Polo Sur con el británico Robert Falcon Scott, que moriría con toda su gente en el viaje de regreso y al que se adelantaría en treinta y cinco días en conseguir esta proeza.

En el verano de 1918 partió de nuevo hacia el Ártico con el propósito de navegar cruzando el Polo Norte buscando una vía entre Asia y Norteamérica, pero falló a causa de que el buque fue incapaz de penetrar en la masa helada. Dos años después, sin embargo, consigue conectar el Atlántico con el Pacífico a lo larga del paso del noreste por las costas de Siberia.

A finales de 1926 logra volar y atravesar junto con Umberto Nobile el Polo Norte en el dirigible Norge. Dos años más tarde muere cuando iba a rescatar a su amigo Nobile que había caído en el Ártico. Nunca se encontró su cuerpo.


James Cook (1728 - 1799)
Uno de los más grandes marinos de la Historia. Nacido en el condado de Yorkshire en el seno de una familia de labriegos humildes, cambia una modesta profesión de tendero por otra mucho más atrayente de navegante y aventurero. Con dieciocho años comienza a navegar como aprendiz y ayudante en cargueros por el siempre arriesgado mar del Norte, donde forja un recio carácter y adquiere amplios conocimientos, de forma autodidáctica, en matemáticas y astronomía. De allí pasa a servir en la Armada británica, donde se hace notar por sus capacidades, tanto en la navegación como en el combate, ascendiendo con rapidez en la escala militar.


Su prestigio le hace que le encarguen buscar el supuesto continente austral y un paso por el noroeste. Eso le lleva a realizar tres viajes por el Pacífico, en los que descubre un gran número de islas desconocidas (entre ellas Australia, Nueva Zelanda, Hawai). Además, mas allá de estas misiones que buscan ampliar el poderío imperial de Gran Bretaña, los viajes de Cook representan un gran esfuerzo por aumentar el conocimiento, en zoología y botánica, de la flora y la fauna de los lugares que se van descubriendo, así como en mejorar mapas y cartografías. En sus travesías hubo incluso un momento en que se encontró a menos de setenta millas del continente antártico pero no pudo verlo por la niebla.

En el transcurso del tercer viaje Cook llega a la conclusión de que no existía el paso del noroeste o al menos no uno utilizable por los barcos. En ese mismo viaje, después de una dura búsqueda, decide fondear en el archipiélago de Hawai. Allí encuentra la muerte en una refriega con unos nativos que le habían robado un bote amarrado a una boya, de un modo muy parecido al que dos siglos y medio antes sufriera el portugués Fernando de Magallanes.
James Cook dejó, además, un gran legado en forma de diario, donde relató las múltiples peripecias y observaciones que realizó en estos tres viajes.



David Livingstone (1813 – 1873)
Explorador y misionero escocés. Procedente de una familia pobre, sacó adelante sus estudios de Medicina en la Universidad de Glasgow y se enroló en la Sociedad Misionera de Londres movido por sentimientos religiosos (fue ordenado sacerdote protestante en 1840). A petición propia, fue destinado al sur de África en 1841.Desde allí se adentró hacia el norte en la actual Botswana, predicando la religión cristiana y explorando territorios desconocidos en medio de graves peligros. Después de recorrer durante ocho años la región ejerciendo su actividad misionera, se adentró en el desierto de Kalahari y descubrió el lago Ngami (1849) y el río Zambeze. 

Entre los años 1852 y 1856 inicia un viaje desde el océano Atlántico hasta el Índico descubriendo en 1855 las cascadas del Zambeze, a las que dio el nombre de cataratas Victoria en honor de la reina de Inglaterra.

Livingstone se propuso abrir rutas en África para facilitar la labor misionera y la actividad comercial, considerando para ello la importancia de la navegabilidad del río Zambeze. Entre 1858 y 1863 exploró profundamente la zona comprendida entre el lago Nyassa y el Zambeze pero descubrió que desde los rápidos de Kabrabasa el río se hacía absolutamente innavegable. La expedición resultó un fracaso y en ella murieron la mayoría de los acompañantes occidentales de Livingstone, entre ellos su hermano Charles y su esposa Mary. De regreso a Inglaterra en 1864, la expedición al Zambeze fue duramente criticada por los periódicos, lo que provocó que Livingstone tuviera grandes dificultades para conseguir más fondos para continuar con la exploración de África.

En marzo de 1866 regresó a África para continuar con su exploración. Esta nueva expedición la inició en la isla de Zanzíbar (actualmente perteneciente a Tanzania), para adentrarse a continuación en el continente africano donde descubrió los lagos de Bangweulu y Moero y el río Lualaba, que fue erróneamente identificado por Livingstone como el Nilo, cuando realmente es un afluente del río Congo. Posteriormente se encaminó hacia las riberas del lago Tanganica. A partir de entonces y durante varios años no se supo nada acerca de él, por lo que el periódico New York Herald organizó una expedición de socorro que fue confiada a Henry Stanley, quien, en 1871, consiguió encontrar a Livingstone en las orillas del citado lago, en la ciudad de Ujiji. Ambos decidieron explorar conjuntamente Tanganica, hasta que un año después tomaron caminos diferentes.

Livingstone prosiguió sus exploraciones hasta que murió el 4 de mayo de 1873, en Zambia a causa de la malaria y de una hemorragia interna producida por disentería. Su cadáver fue trasladado a Inglaterra y enterrado en la Abadía de Westminster (aunque dice la leyenda que su corazón fue enterrado en África, antes de repatriar el cadáver).
.

Ibn Battuta (1304 - 1377)
Shams ad-Din Abu Abd Allah Muhammad ibn Muhammad ibn Ibrahim al-Luwati at-Tanyi, más conocido como Ibn Battuta, fue un viajero y explorador bereber de Benimerines, nacido en Tánger el 17 de rayab del año 703 de la Hégira, correspondiente al 25 de febrero de 1304, y muerto en 1368 o en 1377.

Es el más conocido de los grandes viajeros árabes: su periplo por el oriente duró veinte años, que relató con detalle en una crónica dictada al estudioso granadino Ibn Yuzayy, por instigación del sultán de Marinida o Benimerin. Prácticamente todo lo que se sabe de su vida procede de este relato, que aun siendo fantasioso o exagerado en algunos puntos, es el retrato más fiel que existe de la parte del mundo que el viajero recorrió en esa época.

Inició su viaje con intención de realizar el hajj o peregrinación a La Meca que constituye uno de los cinco pilares del Islam, y de visitar la tumba de Mahoma en Medina. Partió de Tánger, según su crónica, el 2 de rayab del 725 de la Hégira, 13 de junio de 1325, «solo, sin compañero con cuya amistad solazarme ni caravana a la que adherirme». Tenía entonces 22 años. No volvería hasta 24 años más tarde, después de haber recorrido más de 120.000 kilómetros, de un extremo a otro del mundo musulmán. Una de las versiones traducidas al castellano se ha denominaddo "A través del Islam", 1981.