Jerusalén


Jerusalén

Jerusalén es una de las ciudades más antiguas del mundo, habitada por los jebuseos antes de la llegada de las tribus hebreas a Canaán a principios del siglo XIII aC. Fue la antigua capital del Reino de Israel y del Reino de Judá, y siglos más tarde del Reino de Jerusalén.

El relato bíblico muestra a los jebuseos controlando la ciudad, habitando los terrenos cercanos a la ciudad actual hasta el siglo XI aC, cuando David conquistó su ciudad, Jebus. En torno al año 1004 aC el rey David de Israel y de Judá conquistó Jerusalén a los jebuseos y la convirtió en capital de su reino unificado. Su hijo Salomón construyó en pocos años el Templo de Jerusalén, destinado a contener el Arca de la Alianza y las Leyes que Yahvé otorgó a Moisés en dos tablas de piedra en el Monte Sinaí. Éste sería el único templo que permitiría la ley religiosa hebrea consagrado al culto de Yahvé.



 

Tras la separación de Israel y Judá en el 922 adC, Jerusalén pasó a ser la capital del reino de Judá. Conoció posteriormente distintas etapas de dominación extranjera, primero bajo la influencia de los asirios, que sometieron al reino de Judá al pago de tributo, y luego directamente por los babilonios (597-546 aC), los persas (546-332 aC), los macedonios (332-312 aC) y por sus herederos los seléucidas (312-130 aC). Desde este momento, bajo el gobierno de los asmoneos conocería un periodo de relativa independencia, si bien sería conquistada, junto con todo el reino, por las tropas romanas de Pompeyo en el 64 aC.

En el año 66 dC tuvo lugar una revuelta de los judíos que supuso el asedio de la ciudad y su toma por Tito en el año 70, junto con la segunda destrucción del Templo de Jerusalén. El proyecto de reconstrucción de Adriano como una ciudad completamente romana (Aelia Capitolina) supuso la revuelta definitiva de los judíos entre los años 132 y 135, finalizando con la caída de Masada y el inicio de la Diáspora judía.

Posteriormente, la ciudad conoció las dominaciones bizantina árabe, para ser conquistada en 1099 por los ejércitos cristianos que promovieron las Cruzadas, creándose el Reino de Jerusalén. Tras el desastre en los Cuernos de Hattin (1187), Saladino tomó la ciudad nuevamente ese mismo año, y, salvo el pequeño intervalo de nueva dominación cristiana entre 1228 y 1244, los cruzados no volvieron a tomar la ciudad.


Tras la dominación mameluca, los turcos otomanos se hicieron con su control a partir del año 1517. La muralla que hoy rodea la Ciudad Vieja fue construida a principios de este período por el sultán Solimán el Magnífico. Estas murallas cuentan con ocho puertas. Siete están abiertas y una permanece sellada. La Puerta Dorada, la única que esta sellada, es llamada en hebreo y árabe la "Puerta de la Misericordia". De acuerdo a la tradición judía, por esta puerta el Mesías entrará en Jerusalén. Para impedir la entrada del Mesías, los árabes la sellaron hace ya varios siglos. Además se dice que sellaron esta puerta para evitar el ingreso del demonio.

Desde 1950, tras la primera guerra árabe-israelí, su sector occidental es la capital oficial del Estado de Israel.
El estatus de la parte oriental de la ciudad, conquistada en 1967 por Israel, se encuentra disputado, ya que es en este sector, referido habitualmente como Jerusalén Este o Jerusalén Oriental, que incluye la Ciudad Vieja, donde la Autoridad Nacional Palestina pretende establecer la capital de su futuro Estado. Israel no acepta las reclamaciones palestinas, y tras la Guerra de los Seis Días considera la ciudad como un todo unificado y un mismo municipio, declarándola como su capital indivisible mediante la Ley de Jerusalén en 1980. En señal de protesta por esta anexión unilateral, los Estados miembros de las Naciones Unidas acabaron por trasladar sus embajadas a Tel Aviv. 

En Jerusalén Este se encuentra la Ciudad Vieja, con los principales lugares religiosos del Cristianismo y el Judaísmo, y el Monte del Templo o Explanada de las Mezquitas, lugar también sagrado para los musulmanes. La Ciudad Vieja está dividida en cuatro barrios, de mayor a menor, el barrio árabe, el barrio judío, el barrio cristiano, y el barrio armenio.


Lugares santos para Judaísmo, Cristianismo e Islam


El Santo Sepulcro
Jerusalén es considerada una ciudad sagrada por las tres grandes religiones monoteístas: el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam. Para el Judaísmo es allí donde el Rey Salomón estableció el Templo y hacia donde deben dirigirse las plegarias; para el Cristianismo es allí donde predicó Jesús y fue crucificado; el Islam recoge de estas religiones el carácter sagrado de la ciudad, a la que miraban los primeros musulmanes al rezar, antes de pasar a hacerlo de cara a La Meca.

Según la religión musulmana:

* El Domo de la Roca: El más importante templo musulmán en Jerusalén. Ubicado en el centro del Monte del Templo, es un santuario -no una mezquita- construido entre los años 687 y 691 alrededor de la roca en la que Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo Ismael (en la religión judía era el segundo hijo, Isaac) y desde la cual Mahoma ascendió hasta el trono de Dios en el curso de un fantástico viaje nocturno a la ciudad desde Medina.


Según la religión judía:
* El Muro de las Lamentaciones: Este es el lugar más importante para los judíos. Último remanente del templo judío construido por Herodes sobre las ruinas del templo de Salomón. Comprende el Muro Occidental, sección principal del Muro, ubicado en el vecindario judío de la Ciudad Vieja; y el Pequeño Muro, extensión del Muro Occidental, ubicado en un vecindario árabe, es lugar de oración para los judíos de distintas corrientes.



Según la religión cristiana:
* Iglesia del Santo Sepulcro: Allí está el Calvario donde fue crucificado Jesús, así como el "Sepulcro del Salvador". Es el lugar más santo del cristianismo.
* Cenáculo: Habitación del piso alto donde Jesús celebró la Última Cena, y donde se apareció a los apóstoles y donde estos recibieron el Espíritu Santo en Pentecostés.
* Basílica de las Naciones o de la Agonía: Ubicada en el Monte de los Olivos, donde Jesús pasó sus últimos momentos antes de ser detenido.
* Iglesia del Dominus Flevit: Desde allí, Jesús contempló la ciudad santa y lloró por ella en el Domingo de Ramos.
* Iglesia del Pater Noster: Lugar donde Jesús enseñó esa oración a los discípulos.
* San Pedro in Gallicantu: Iglesia que recuerda el lugar donde estaba la casa de Caifás donde fue juzgado Jesús y donde fue negado por Pedro.
* Litostrotos: Pavimento de la antigua Fortaleza Antonia de los romanos donde Jesús fue coronado de espinas y ultrajado por los soldados romanos.
* Vía Dolorosa: Camino que siguió Jesús con la cruz desde la Fortaleza Antonia hasta el Calvario. En él están marcadas las estaciones, estando las últimas en la Basílica del Santo Sepulcro.
* Basílica del la Dormición: Recuerda el lugar donde según la tradición cristiana murió la Virgen, rodeada por los apóstoles. En su cripta se halla una imagen de la Virgen Yacente.
* Iglesia de Santa Ana: En ella, de acuerdo a la tradición cristiana, nació la Virgen María.
* Edícula de la Ascensión: Lugar donde el cual Jesús subió al cielo.


Relacionados